Acerca de nosotros

Somos un grupo de cursillistas que vivimos en Canadá y queremos ser fieles al Carisma Fundacional del Movimiento. Carisma recibido por Eduardo Bonnín, fundador del mismo. Nuestro deseo es propagar el Carisma del Movimiento. De esta manera se podrá continuar con lo que Eduardo fundó. Evitando así las desviaciones, modificaciones o agregados que con buena intensión se hacen pero que se alejan de lo que son verdaderamente los Cursillos de Cristiandad.

Eduardo define así:

"El Cursillo de Cristiandad es un movimiento que, mediante un método propio, intenta, y por la gracia de Dios, trata de conseguir que las realidades esenciales de lo cristiano, se hagan vida en la singularidad, en la originalidad y en la creatividad de la persona, para que descubriendo sus potencialidades y aceptando sus limitaciones, vaya tomando interés en emplear su libertad para hacerlas convicción, voluntad para hacerlas decisión y firmeza para realizarlas con constancia en su cotidiano vivir personal y comunitario".

Nuestro objetivo

Nuestro objetivo es ir logrando que, por la gracia de Dios y las oraciones de muchos, haya cristianos verdaderos en todas las arterias vivas del humano existir, y que sin desgajarse de él, sepan adoptar una aptitud convencida y decidida que les ponga en disposición de ir descubriendo en sí mismos y desde sí mismos, en los demás y entre los demás, la trayectoria viva que lo cristiano vivo va avivando en ellos y en su entorno, al polarizarse, encarnarse, expresarse y comunicarse, a través de los que, en la arena de lo cotidiano, saben ser luz e impulso para los demás, con tanta naturalidad, que la multiplican y la contagian por su manera personal, radical y espontánea de realizarla desde la firme convicción y la plena libertad del que se siente hijo de Dios.

Hablar de libertad sin contar con la libertad interior de uno mismo, es olvidarse del último y decisivo eslabón con que termina y se conecta a la persona la cadena de libertades de cualquier clase o tipo que sea, que vaya consiguiendo. (Eduardo Bonnìn Aguiló)

domingo, 2 de octubre de 2016

Hoy celebramos a nuestros protectores: los Ángeles Custodios

Hoy celebramos a nuestros protectores: los Ángeles Custodios







REDACCIÓN CENTRAL, 02 Oct. 16 / 12:03 am (ACI).- “Todo fiel tiene junto a sí un ángel como tutor y pastor, para llevarlo a la vida”, decía San Basilio al referirse al ángel custodio, aquel que Dios pone a cada uno desde la concepción y cuya fiesta se celebra cada 2 de octubre.
La palabra “ángel” proviene del griego y significa “Mensajero”. Estos espíritus celestiales son citados por ejemplo en el Salmo 90: "A sus ángeles ha dado órdenes Dios para que te guarden en tus caminos".
Jesús también los menciona en su famosa frase (Mt. 18,10): "Cuídense de despreciar a cualquiera de estos pequeños, porque les aseguro que sus Ángeles en el cielo están constantemente en presencia de mi Padre celestial".
La Iglesia celebra la fiesta de los ángeles custodios desde el Siglo XVII. Fue instituida por el Papa Clemente X.

sábado, 1 de octubre de 2016

“A VENCER LA INERCIA”

A través del tiempo, han sido muchas las consignas que se han lanzado al aire para hacer validos los verdaderos conceptos, el verdadero ideal pero sobre todo, la verdadera finalidad del movimiento de cursillos de cristiandad.
El más reciente de ellos lo lanzo el mismo Papa Francisco cuando en Roma exclamo ante una multitud de cursillistas provenientes de diversas partes del mundo:
“Están llamados a hacer que de fruto el carisma que el Señor les ha confiado y que está en el origen de los cursillos de Cristiandad”
Desgraciadamente este nuevo llamado a regresar a los orígenes, o ha sido ignorado o simplemente quedo en el aire como un recuerdo, como una hermosa estampa de las muchas de las que el Papa Francisco nos regala a través de su humildad y sencillez.
Y afirmo que ha sido ignorada y lo ha sido primordialmente por aquellos que deberían ser los primeros en defenderla; Nuestros propios dirigentes del movimiento.
Me da pavor el comprobar cada día más, que las desviaciones a las cuales ha sido sometido el movimiento son vistas como algo normal, algo cotidiano por las nuevas generaciones de cursillistas sin que nuestros dirigentes hagan algo por defender la verdadera finalidad que dio origen a este bendito movimiento.
Una vez más queda claro que el movimiento está secuestrado por obscuros intereses que no le dejan crecer tal y como fue inspirado por el Espíritu Santo.
La finalidad original y originante es hacer todo lo posible; Humana y sobrehumanamente, hasta lograr que el hombre y la mujer de estos días conozca que Dios le ama y lo hace a pesar de sus circunstancias de vida porque para Él lo importante es la persona “per se” y no lo que le rodea, obligándola a vivir circunstancias opuestas a lo que los “Buenos” piensan o establecen como normas.
El mismo Eduardo Bonnin junto con Francisco Forteza declararon en un momento dado que:
“La visión inicial tropezó desde el inicio con las inercias y los miedos de los “Hijos fieles”, que o bien se oponen a este resurgir o bien quieren instrumentarlo para potenciar sus actuaciones de siempre”
El Carisma del movimiento fue depositado en aquel joven español que veía como sus hermanos milicianos caían rendidos ante los placeres mundanos haciendo a un lado todos los valores que el cristiano de a pie debe observar.
Él se preguntaba el porqué de esta forma de vida y hasta que llego a la conclusión que se debía a la falta de conocimiento del amor infinito de Dios para sus criaturas.
El tinglado que el carisma pretendió iluminar es precisamente ese; El ambiente normal que imperaba en un cuartel militar y no el asfixiante ambiente de incienso que se respira en un convento.
Ese ambiente en que los hombres y mujeres viven de espaldas a Dios, por ignorancia total.
Es ahí donde el Espíritu de Dios quiere vivir e ilumina a Eduardo a pensar, elaborar, rezar y construir un movimiento en el que cada persona se encuentre a sí misma, encuentre a Dios y encuentre a sus hermanos de batalla.
Nace así el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, para abrigar al desabrigado, para darle esperanza a los desesperanzados, para hacer creer a los descreídos pero sobre todo para amar a los marginados.
El objetivo es anunciar el Kerigma a los alejados.
Sin embargo la misión primordial del movimiento es bloqueada constantemente por acciones y direcciones de obscuros interés que quieren de todo, menos hacer validos los conceptos reales que dieron origen al movimiento.
“La mentalidad de Cursillos esta fundada en el conocimiento del hombre y del terreno (ambiente), y es guiada por el núcleo central del pensamiento católico.
El conocimiento del hombre y el estudio del ambiente no solo presidieron el periodo de gestación de los Cursillos de Cristiandad sino, que han de mantenerse en el Movimiento todo el tiempo.” Eduardo Bonnin.
Hoy día, nuestros dirigentes confunden los valores y creen que ser bueno es estar sometido a los mandatos que vienen de “Arriba” o sea de nuestros hermanos ordenados o de aquellos que hacen mucha gala y presunción de sus conocimientos sobre el movimiento.
Ambas tendencias rayan en lo absurdo, en lo irreal.
El movimiento es laical con ASESORAMIENTO de la jerarquía.
El movimiento no fue diseñado para llenar de trabajadores los templos, al contrario, el movimiento fue diseñado para sembrar de cristianos viviendo conceptos y valores cristianos todos los ambientes de la sociedad en las cuales estamos inmersos.
El movimiento tampoco fue diseñado para hacer más buenos a los buenos, sino para hacer buenos a aquellos que tienen madera de “Diablo” pero que poseen una personalidad que arrasa y cuyo cambio es notado por todos.
El Movimiento mucho menos fue diseñado como premio a los hijos fieles, sino que fue diseñado para ir en busca de aquellos que aún no saben que Dios en Cristo le ama.
Como he dicho en ocasiones anteriores; El Movimiento esta en búsqueda constante de los Saqueos y de las Magdalenas de estos tiempos.
Ellos son las ovejas a buscar.
Las 99 restantes están a buen resguardo, pero nos falta esa, perdida e ignorada, para completar el número pleno.
Hay que tener eso en mente a la hora de la selección de invitados a vivir la experiencia del cursillo.
Tenemos que hacer valida la invitación del Señor a participar en su banquete celestial ya que el mimo invita a todos.
Este concepto debe ser constantemente revisado por aquellos dirigentes “Buenos” que son los primeros en impedir que la invitación al banquete llegue precisamente a todos y resguardan estas invitaciones para los seleccionados por ellos y las ofrecen como recompensa o como complemento a su hoja de servicios Cristianos.
Me refiero específicamente a esos dirigentes que poseen una tendencia hacia la clericalizacion del laicado y que lo defienden su posición porque consideran que es más fácil seguir órdenes que tener visión laical libre guiada tan solo por el Espíritu Santo
No me confundan, por favor, todos tienen cabida en el movimiento, pero no midamos los éxitos del movimiento alardeando cuantos sacerdotes o cuantos obispos estuvieron presentes en un acto del movimiento.
Debemos medir los éxitos del movimiento palpando los cambios que a través de cursillos están experimentando nuestros ambientes.
Como verán la tarea es humildemente sencilla.
La tarea es hacer extensivo el amor de Dios
Nuestra tarea como dirigentes es hacer que esto sea posible a la brevedad.
Como dirigentes debemos clarificar y hacer validos los conceptos e ideas fundacionales con nuestro propio ejemplo de vida cristiana.
Debemos evitar basar toda la acción de un movimiento tan claro y sencillo a un solo libro, cuyo contenido siempre está al servicio de aquellos que quieren controlar el movimiento con leyes, decretos, normas cuando deberían controlarlo con amor, comprensión y sobre todo con mucha humildad y servicio.
Le corresponde a mí y a ti el hacer valido el devolver la sencillez y la frescura original a cursillos.
Este llamado tiene un detalle particular:
Estamos a 72 años de distancia de aquel primer cursillo de la historia y aun el movimiento sigue sin estrenar.
Para hacerlo hay que empezar por casa
Hermosa tarea de desenredar entuertos que asfixian al movimiento.
Hay que dar a entender, de una buena vez, que la tarea es más fácil de lo que se piensa, pues. NO es planificar, desarrollar y ejecutar planes de salvación masiva que solo llevan a la frustración y al "cansancio de los buenos".
La finalidad es, desde un principio, la metanoia INDIVIDUAL y de ahí partir a propagar el Evangelio, pero no a través de rollos, charlas, seminarios, inclusive no a través del propio movimiento, sino la transmisión clara y diáfana debe ser a través del testimonio de vida cristiana, sin los embalajes que conlleva un tinglado de doble moral, solapados por la bendición clerical que empuja a una masificación estéril.
Dejemos atrás nuestra inercia apostólica y pongamos las manos en el arado.
No para hacer más grande y fuerte al movimiento, NO
Sino para hacer que el Espíritu de Dios reine sobre todos y cada uno de nosotros sin distinción alguna.
Eduardo Bonnin intercede por nosotros para llevar a cabo esta tarea
AMEN
Jose Sanchez
Port Richey, Florida 21 de Agosto del 2016

domingo, 25 de septiembre de 2016

Evangelio del día

Escuchando el Evangelio de hoy domingo 25 de septiembre, especialmente la homilia, comprendí que en nuestro mundo existe mucha indiferencia con relación de los más necesitados. Siempre en la vida existen personas más necesitadas que nosotros mismos. La indiferencia es un cáncer que tiene enferma nuestra sociedad. Hay una crónica indiferencia por los viejos, por los pobres, por los enfermos, por lo jóvenes, por los niños, por los más necesitados. En general a nadie le interesa el prójimo. El Papa Francisco nos llama durante este año a la misericordia, tiempo que está casi al final. Como personas siempre pedimos misericordia para nosotros pero cuando se llega el momento de ser misericordiosos con el prójimo no tenemos conciencia de esto. El Papa Francisco nos llama a tener una misericordia en la fe. Nuestra fe es un llamado a vivir lo Fundamental Cristiano en nuestros ambientes. Si nos recordamos que en el MCC a visto lo Fundamental Cristiano en algún momento como el Triple amor de Mateo, que es en otras palabras: Amor a Dios, amor al prójimo como a ti mismo. He aquí que encontramos amor al prójimo en la vivencia de lo Fundamental Cristiano. Tratare siempre que en mis planes apostólicos compartidos en mi Reunión de Grupo tanto en casa como dentro de la Ultreya este presente mi proyección al prójimo en mis ambientes.
De Colores amigos
Les deseo una buena semana.

jueves, 14 de abril de 2016

IDEAS FUNDAMENTALES – “Expresión oficial del MCC”


ASUNTO:         BOLETÍN MENSUAL DEL OMCC, ABRIL 2016.
                        IDEAS FUNDAMENTALES – “Expresión oficial del MCC”

Hemos recibido esta reflexión del Presidente del comité Ejecutivo del OMCC a cerca de las Ideas Fundamentales, presentada recientemente en la reunión del GECC en Freising-Munich-Alemania.  Tratándose de una opinión de nuestro hermano en Cristo, Francisco Salvador, Presidente del OMCC, me permito hacer algunos comentarios, con el ánimo de aclarar ciertos conceptos que me parecen importantes en esta hora de los Cursillos, especialmente cuando se aproxima 2017, año en que celebraremos el centenario natal de Eduardo Bonnín, nuestro fundador, y los 73 años del Movimiento, simultáneamente con el Centenario de las apariciones de la Virgen de Fátima en Portugal.
Honestamente es la primera vez que leo que el propósito de IFMCC I fuera “un intento para actualizar el Movimiento a la luz de las resoluciones del Concilio Vaticano II”, tampoco que el libro “intentara conciliar dos corrientes principales que desde mucho tiempo convivieron dentro del MCC”, sobre si se trataba de “un MCC para el mundo (incluyendo la Iglesia) o un movimiento para la Iglesia (que pertenece al mundo).
Me remito a la presentación del libro, escrita por el Coordinador del trabajo de redacción, el Secretariado Nacional de Venezuela:
“En noviembre de 1972, Movimiento celebró su III Encuentro Mundial en Mallorca, España. Allí, por una parte, se pudo constatar la madurez de los cursillos a nivel mundial; pero, por otra, se reconoció la necesidad de un libro que, a tiempo, ‘reflejara lo principal, lo que identifica y caracteriza al Movimiento en todo el mundo, lo que todos los países y todos los dirigentes deben sostener, si quieren conservar el Movimiento idéntico a sí mismo’”.
La confusión sobre la finalidad del MCC en luz de su Mentalidad, fue creada en Bogotá durante El primer Encuentro Latinoamericano, convocado para agosto de 1968, es decir apenas cuatro años antes del III Encuentro Mundial en Mallorca.  Allí se cambió la finalidad del Movimiento, con la redacción de la nueva definición del MCC. Vale la pena leer sobre la preparación y lo que finalmente aconteció en Bogotá, ver Cursillos de Cristiandad abiertos al futuro, capítulo IV, págs. 395 y ss.
La definición de marras, misma que cita ahora IF3 40, fue ratificada en El encuentro mundial de Tlaxcala, México, 1970.  El recuento de lo acontecido en Tlaxcala constituye el capítulo V de la obra citada. 
Lo que, si es cierto y que aún no es objeto de profundo análisis, es que el Movimiento había sido “secuestrado” por la jerarquía, según lo declaró Eduardo Bonnín, lo que le valió ser “silenciado”, por muchos años.  Quizá es a esto que se refiere Francisco en su reflexión.
Creo que no es “normal” desviar una obra, en este caso el MCC, de su Carisma Fundacional.  Si eso no hubiese ocurrido, no estaríamos en la encrucijada de tener que “volver a las fuentes”, retornando a las Ideas fundacionales.
La idea de “una nueva evangelización” fue lanzada en 1980 y Cursillos la hizo suya en ocasión de la celebración, en Sto. Domingo, República Dominicana de los 500 años de la llegada del Evangelio a la América. 
Si revisamos cuidadosamente IFMCC II, encontraremos que contiene más citas de Ch. FL que de los libros y/o documentos de Cursillos producidos hasta la fecha de su publicación.
Sobre la labor de la comisión de redacción de IF3, habría que escuchar o leer a por lo menos dos integrantes que han dado a conocer públicamente ciertas interioridades de lo acontecido en el seno de la misma, para comprender mejor algunos criterios vertidos en la redacción final, así como del procedimiento de votación seguido en Brisbane, Australia.
Me parece acertado “El reconocimiento de IF3 como libro en orden a la comunión y guía de orientación del MCC”, el subrayado es mío, para resaltar esta actitud. 
El texto incorpora parte de la historia, ya que incluye a Mons. Hervás y al P. Gayá como iniciadores, siendo que la verdadera historia da fe de otra cosa; especialmente en cuanto a fechas, que descalifican por si solas, el protagonismo que se les atribuye.
No veo por qué el texto de IF3 tuviera que adaptarse al Estatuto [ que al final va a resultar intrascendente ],  cuando éste lo es del OMCC en su calidad de interlocutor del Movimiento ante la Santa Sede en caso necesario.  La diocesanidad del MCC le da su autonomía dentro de la estructura jerárquica de la Iglesia.
Recordemos que el MCC es anterior al OMCC, 1944 vrs. 1980.
Si la finalidad del Movimiento se resume en “proclamar la mejor noticia, de la mejor realidad, que dios, por Cristo nos ama; por el mejor medio, que es la amistad, hacia lo mejor de cada uno, que es su ser de persona”; siendo Cristo el mismo ayer, hoy y siempre; siendo el hombre creado a Su imagen y semejanza; no creo que haya “necesidades” ni “desafíos”, en el orden su la salvación, que sean distintos para el hombre de las cavernas como para el hombre de la era de las computadoras.
Por tanto, no parecen válidos os contenidos de los numerales 17 y 18 citados por Francisco. Por lo mismo, habría necesidad de “re-escribir” las IF3Ed, si precisamente es de las fuentes originarias de donde nacen todas las ideas expuestas en la obra.  Esto nos lleva a descartar el adjetivo dado a Eduardo Bonnín, “laico predominante”, cuando fue él la persona escogida por el Espíritu Santo para instilar (en él), el Carisma del Movimiento.  Mucho menos se puede aceptar el papel de un “grupo de cristianos” rodeando a un Obispo y a un sacerdote, nombrado por el propio obispo como consiliario.
Lo que sí se debería resaltar es el hecho inédito del obispo, quien, para darle ingreso al Movimiento a la Iglesia, se basara en el testimonio de un grupo de jovencitos, los seguidores de Eduardo y participantes a los cursillos celebrados antes de su consagración; y que luego intercediera ante Roma para la aprobación final de Cursillos.  Esta actitud de Mons. Hervás fue de valentía y confianza ante la manifestación clara del Espíritu Santo.  Simplemente viendo la fotografía de los 14 asistentes al primer cursillo en Cala Figuera en agosto de 1944, se puede uno imaginar el grado de fe en el grupo que acompaña a EB y que luego, acogiendo la moción del ES, colaboraron con él en la extensión del Movimiento.
Sabemos que a Mons. Hervás, esta decisión le costó el exilio de Mallorca hacia Ciudad Real.
Entrar en el análisis de las “ideas fuertes” significaría hacer un estudio intenso de toda la obra.  En cuanto a los “conceptos que marcaron la diferencia”, cabe indicar que los cuatro primeros son muy importantes y es adecuado resaltarlos, dada la vivencia de Iglesia transmitida por el Papa Francisco.
El quinto de estos conceptos, sobre los rollos del Cursillo, puntualiza, al menos para mí, un detalle especial.  La forma en que son presentados las meditaciones y los rollos (sin hacer distinción de rollos sacerdotales y seglares), merece un comentario aparte.  Ver IF3, capítulo 8, numerales del 234 al 250.
Para quienes tenemos “escuela” y vivencia de ser dirigentes, especialmente quienes hemos integrado un equipo de dirigentes, la lectura de los numerales mencionados va permitiendo que “descubramos” el nombre de los rollos y su contenido, las negritas ayudan.  Para una persona en condiciones distintas, esto se hace difícil si no imposible. Ignoro cuál es la razón detrás de este tipo de redacción, especialmente en un volumen que tendría que ser lo más claro y didáctico posible.
Así mismo, esa vivencia permite recordar cuáles son los rollos asignados a un sacerdote o religioso, algo que tampoco se indica en el capítulo 8.
Aunque el inciso a), del numeral 219, señala que los rollos (por favor obviemos la palabra ‘charla’) “están concatenados lógicamente”, su presentación sin título definido y en forma tan escueta, no permite a un lego percatarse de algo tan importante en la descripción de este segundo tiempo del Movimiento. El símil sería llegar a una ciudad sin direcciones ni señalización.
Lo anterior lleva a concluir que va a ser necesaria una labor de Escuela en la preparación de los dirigentes, en especial con los llamados a integrar equipo.  La pregunta surge inmediatamente:  ¿con qué libros o materiales de referencia?  Nuevamente, para un dirigente “antiguo”, quien normalmente cuenta con suficiente material físico y con su bagaje de experiencia, esta situación no será óbice para cumplir con su cometido.  Pero, para los dirigentes novatos, que únicamente han leído las IFMCC II y quizá la anterior, la cosa se complica.
Recordemos que hasta hace muy poco se decía que la única referencia oficial la constituía la “biblia del movimiento”, IFMCC. Aún en esta IF3 se lee que constituye el único texto oficial. Y para complicar las cosas, en más de un país, los Secretariados Nacionales, más que los diocesanos, se han convertido en torres de mando que, cual policías de tránsito, marcan las vías a seguir e imponen ‘lecturas obligadas’ de documentos que no son precisamente del MCC.
Respecto a esta situación, en el intercambio obligado con dirigentes de otros países, nos hemos enterado que IF se lee y utiliza casi con exclusividad en los países que son miembros del GLCC. Según parece, otros países no lo utilizan;  si lo hacen es como referencia. Mallorca, por ejemplo, ni siquiera lo reconoce;  en la isla siguen utilizando los esquemas originales ideados por EB, con óptimos resultados.  Pregunto:  ¿Qué usan los países que tienen horarios recortados a dos días, o bien los que realizan “cursillos” mixtos?
Por cierto, en la descripción de esta nueva edición ha quedado fuera el rollo El cursillista más allá del Cursillo.  Otro fallo garrafal es el nombre, encubierto, de las meditaciones.  Por ejemplo, en el tercer día la meditación siempre ha llevado el título de “Mensaje de Cristo al cursillista”, es concreto no va en abstracto. Es así porque, si decimos que todo el día está iluminado por la meditación, el mensaje es para cada uno, ¿por qué entenderlo de otra manera? Y, ¿qué decir del cambio del nombre del rollo Estudio del ambiente, por La fermentación evangélica de los ambientes? (IF3-250) recordemos que EB diseñó todo el contenido del Cursillo y de los rollos (menos Ideal), en función precisamente del análisis hecho por él al ambiente por el que transitaba la vida de sus compañeros de armas.
Estos cuestionamientos se pueden aplicar en otros ámbitos del Movimiento, para descubrir que realmente “los cursillos están aún por estrenar”, pese a que decimos conocer la obra.
Una conclusión que es inadmisible es la siguiente: “Con la aprobación definitiva del Estatuto del OMCC por el Pontificium Concilium Pro Laicis, [ CPL ], es conferida a la organización mundial (OMCC) autoridad por los Grupos Internacionales y toda Secretarías Nacionales y Diocesanas”.  Debe leerse:  “[…] autoridad sobre los Grupos Internacionales y todos los Secretariados Nacionales y Diocesanos”;  hay un error de traducción del portugués al español.
Ya mencioné antes el carácter del OMCC y su conformación en el año 1980.  A esto debe agregarse que el OMCC cambia de sede cada cuatro años y su integración responde al criterio de quienes conforman los organismos internacionales, a la agrupación de países que rotan incluso la sede de estos organismos.  De la Introducción al Estatuto, numeral 07, copio: “[…] Los Grupos internacionales y el Organismo Mundial de Cursillos de Cristiandad (OMCC) están al servicio de la comunión eclesial, de la unidad, de la información, de la coordinación y del apoyo”.  Ver también: IF3 – 336 – 339 – 341 – 344.
Es conveniente recordar y aclarar que El Movimiento de Cursillos de Cristiandad es eso: un movimiento, no una asociación;  no realiza elecciones formales de los dirigentes que conforman las pocas estructuras que tiene;  los cursillistas no delegan representatividad; la autoridad de los secretariados es reconocida por el obispo o por la conferencia episcopal del país en el caso de los secretariados nacionales.  Hasta allí.  Los Grupos internacionales y el OMCC son entidades de servicio creadas por la dirigencia del MCC, sin sanción eclesial. De allí nace la necesidad de que el CPL aprobara el estatuto del OMCC como interlocutor del MCC ante la Santa Sede.
El Código de Derecho Canónico no define lo que debemos entender por “Movimiento”. Apenas se ha llegado a definir, no la naturaleza, pero si la función de los llamados ‘movimientos eclesiales’ en la pastoral diocesana.  Entiendo que los movimientos responden a las mociones del Espíritu Santo, por lo que no puede agotarse ni su propósito ni su número.  El MCC tiene el mínimo necesario de organización y depende del obispo diocesano, quien tiene la potestad de admitir o no al movimiento en la Iglesia particular a su cargo.
Es difícil imaginar nada más simple que la administración de la Iglesia. En ella se reconocen tres niveles autónomos:  el papa, el obispo, el párroco. Esa estructura es incluso envidiada por los países y las grandes empresas y se menciona como ejemplo, por su sencillez, en los libros de texto de la carrera de administración, en famosas y connotadas universidades del mundo entero. ¿De dónde nace la idea de burocratizar la estructura del MCC?
Desde el punto de vista de la Iglesia misma, ¿admitiría un Obispo estar sujeto a la supuesta ‘autoridad’ de un OMCC o de cualquier otro estamento del Movimiento? Yo lo dudo.
Está claro que estos temas:  la supuesta autoridad del OMCC y la razón de ser y funcionamiento del CPL, no pueden ni deben agotarse en estas cuartillas cuyo propósito es otro.
En cuanto a que “el libro relata la historia, destaca su carisma y revela la mentalidad, finalidad, estrategia y método del MCC…”, me parece que tampoco es 100% aceptable.  Ya mencioné antes algunos aspectos relacionados con unos de estos temas. En donde encuentro aún la mayor falla, es en aceptar como bueno el contenido del Numeral 40, como “descripción básica del carisma del MCC”.  Se utiliza la definición convenientemente redactada en Bogotá en 1968, para mal utilizar el MCC como fuerza de choque ante el embate de la ideología izquierdista del momento que permeaba las estructuras sociales latinoamericanas.  Insisto en la lectura de “Cursillos de Cristiandad Abiertos al Futuro” capítulo IV.
En el libro IF3 no se menciona para nada la descripción (definición) que del movimiento hizo su fundador, Eduardo Bonnín.
La interpretación que hace Francisco Salvador de las frases del Estatuto sobre la misión asignada al comité ejecutivo del OMCC, es limitada. No se debe olvidar que la redacción del documento es fruto de la participación e intervención de varios dirigentes, sacerdotes incluidos, a lo largo de casi dos décadas que duró el trámite; que, dicho sea, no fue explicitado en su momento en el seno de algunos secretariados.
La mención de las funciones de autorizar, revisar y aprobar la llamada “literatura oficial del Movimiento”, nos debe llamar la atención a los dirigentes para no caer en la trampa de una mordaza o censura al pensamiento ya expresado o por expresar en el futuro.  Baste revisar la producción literaria que hay sobre el Movimiento de Cursillos de Cristiandad, especialmente desde la década de 1980 a la fecha.  Los dirigentes no deben olvidar que existe la Escuela como organismo de discernimiento, igual que los Encuentros Nacionales y/o regionales y el encuentro mundial.  El material producido en términos de conclusiones de tales eventos será el que llegue al OMCC para su coordinada difusión, no para su sanción y/o aprobación final.
Es curioso, pero la Conclusión de la reflexión comentada, encierra frases que ratifican lo aquí expresado, sin que mi objetivo haya sido precisamente buscar una coincidencia de pensamiento, ¡qué bueno que así sea!  Demos gracias al Espíritu Santo por su iluminación y participación.
Gracias a Francisco Salvador por esta Reflexión, que antes no se hubiera dado.  Se necesita una actitud valiente y decidida para, desde el cargo ostentado, arriesgarse a provocar reflexiones como la presente, que a no dudar sirven para edificación de todos los dirigentes de este nuestro querido Movimiento.  DE COLORES.

Rodolfo Letona C.


12 de abril de 2016
San Francisco Zapotitlán, 
Suchitepéquez, GUATEMALA

domingo, 28 de febrero de 2016

Año de la Misericordia 2015 - 2016

Invitación de la Diócesis de Montreal

El Papa Francisco anuncia un Jubileo extraordinario de la Misericordia; un Año Santo del 8 de diciembre 2015 al 20 de noviembre 2016.

¿Qué significa un Jubileo? ¿Qué significa un Año de Santidad?

Un jubileo marca el aniversario de un evento jubiloso, religioso o profano. En la tradición católica, el jubileo es también llamado Año santo. El más reciente jubileo es el del Año 2000.
El Año santo es una año de solidaridad, de esperanza, de justicia y de compromiso al servicio de Dios y de los hermanos y hermanas. Es también un año de perdón, indulgencia y también de reconciliación, de conversión y de penitencia sacramental.

¿Qué es la misericordia?

La palabra latina misericordia significa literalmente: tener su corazón (cor) hacia los pobres (miseria); tener un corazón que palpita por toda forma de pobreza.
La misericordia no es un signo de debilidad, afirma el papa en su bula Misericordiae Vultos. Muy al contrario el se apoya en la Suma teológica de Santo Tomás de Aquino, según la cual « Es propio de Dios usar misericordia y especialmente en esto se manifiesta su omnipotencia ».

La misericordia se manifiesta a travez de las obras de misericordia: hospedar a los extranjeros, los peregrinos y la gente con necesidad, visitar a los enfermos, anunciar la Buena Nueva a los prisioneros y a los cautivos, enterrar a los muertos...

La Puerta de la Misericordia 

La Puerta de la Misericordia es una Puerta especial que el Santo Padre Francisco a pedido de abrir en cada Diócesis con la ocasión de este Año Santo extraordinario, permitiendo a los fieles en todo el mundo de vivir plenamente la Misericordia del Padre.
Todo el año hasta el 20 de noviembre 2016, los católicos estarán invitados a pasar las Puertas de la Misericordia, en un caminar de penitencia y de acercamiento a Cristo. A los ojos del papa, el año santo debe de servir de camino de « conversión espiritual ».

A parte de esta invitación de la Diócesis de Montreal
También comparto con ustedes el enlace a la Bula Misericordiae Vultos del Papa Francisco.

domingo, 14 de febrero de 2016

Un regalito para la Cuaresma

Hablando siempre del tema del AMOR.
Un regalo para meditar:
El Papa Francisco propone 15 sencillos actos de caridad que él ha mencionado como manifestaciones concretas de amor: 
1. Sonreír, un cristiano siempre es alegre!
2. Dar las gracias (aunque no "debas" hacerlo).
3. Recordarle a los demás cuanto los amas.
4. Saludar con alegría a esas personas que ves a diario.
5. Escuchar la historia del otro, sin prejuicios, con amor.
6. Detenerte para ayudar. Estar atento a quien te necesita.
7. Levantarle los ánimos a alguien.
8. Celebrar las cualidades o éxitos de otro.
9. Seleccionar lo que no usas y regalarlo a quien lo necesita.
10. Ayudar cuando se necesite para que otro descanse.
11. Corregir con amor, ni callar por miedo.
12. Tener buenos detalles con los que están cerca de ti.
13. Limpiar lo que uso en casa.
14. Ayudar a los demás a superar obstáculos.
15. Llamar por teléfono a tus padres.
EL MEJOR AYUNO
¿Te animas a ayunar en esta cuaresma?
• Ayuna de palabras hirientes y transmite palabras bondadosas
• Ayuna de descontentos y llénate de gratitud
• Ayuna de enojos y llénate de mansedumbre y de paciencia
• Ayuna de pesimismo y llénate de esperanza y optimismo
• Ayuna de preocupaciones y llénate de confianza en Dios
• Ayuna de quejarte. llénate de las cosas sencillas de la vida
• Ayuna de presiones y llénate de oración
• Ayuna de tristezas y amargura y llénate de alegría el corazón
• Ayuna de egoísmo y llénate de compasión por los demás
• Ayuna de falta de perdón y llénate de actitudes de reconciliación
• Ayuna de palabras y llénate de silencio y de escuchar a los otros
Si todos intentamos este ayuno, lo cotidiano se llenará de:
PAZ, CONFIANZA, ALEGRÍA Y VIDA
CUARESMA 2016

Mensaje del Papa a los Obispos mexicanos.

“MÉXICO NECESITA OBISPOS SERVIDORES. NO PRÍNCIPES”, señala Papa en Catedral
24 Horas
Teresa Moreno | Redacción 24 HORAS Hace 49 minutos
Luego de un breve recorrido al interior de la Catedral Metropolitana, el papa Francisco se reúne con los 18 arzobispos de México, así como con obispos, con el objetivo de reafirmar la misión de la Iglesia Católica en el país.
En el encuentro de carácter semiprivado participan 100 invitados de la Conferencia Episcopal y 50 familiares de canónigos de la Catedral, según informó en su momento el director general de Comunicación Social del Arzobispado de México, Hugo Valdemar Romero.
TENER MIRADA LIMPIA
En su discurso, el papa Francisco pidió a los obispos tener mirada limpia, de alma transparente, de rostro luminoso, no se dejen corromper por el materialismo trivial ni por las ilusiones seductoras de los acuerdos debajo de la mesa.
Pidió que no pongan su confianza en los carros y caballos de los faraones actuales por que dijo nuestra fuerza es la columna e fuego que rompe dividiendo en dos la marejada de mar sin hacer grande rumor.
Dios no necesita de colores apagados para diseñar su rostro. Sean obispos capaces de imitar a Dios, eligiendo cuanto es humilde. Una mirada de singular delicadeza les pido para los pueblos indígenas y sus fascinantes y no pocas veces masacradas culturas.
PAPA HABLA EN LA CATEDRAL METROPOLITANA FRENTE A OBISPOS DE MÉXICO
Señala que la pérdida del temor a Dios es responsable de la pérdida del sentido sobre el valor de la vida humana, de la persona y los valores y del respeto por la naturaleza.
Sin este temor incluso al trabajo por la defensa de los Derechos Humanos le faltará la savia vital que puede provenir sólo de un manantial que la humanidad no podrá darse jamás a sí misma.
Pide a los Obispos promover el seno misionero y señala que comprender esta misión, es el futuro de la Iglesia. También pide involucrar a los laicos en esta labor.
Pide unidad episcopal
Sí tienen que pelearse peléense, si tienen que decirse cosas díganselas pero como hombres: en la cara, pero mantengan la unidad episcopal.
México tiene necesidad de obispos servidores y custodios de la unidad. No se necesitan príncipes, sino una comunidad de testigos del Señor.
México tiene necesidad de sus raíces amerindias para no quedarse en un enigma irresuelto. Los indígenas de México aún esperan que se les reconozca efectivamente la riqueza de su contribución y la fecundidad de su presencia.
Pidió a los obispos custodiar la memoria del largo camino hasta ahora recorrido. Sepan suscitar la esperanza de nuevas metas.
Ayuden a recordar la medida alta que México puede alcanzar si aprende a pertenecerse a sí mismos antes que a otros; de motivar a la Nación a no contentarse con menos de cuanto se espera del modo mexicano de habitar en el mundo.
Los invito a cansarse sin miedo en la tarea de evangelizar. Nuestro tiempo requiere atención personal a las personas, dijo.

Boletines del OMCC